jueves, 15 de abril de 2010

dos lobos peleando en mi corazón

(Cap de Creus, Girona)


Una servidora tiene la buena/mala costumbre de leer todo lo que cae en sus manos. En la bolsa que me dieron al hacer una compra en una tienda de Sitges venía está historia que a continuación os pongo.


Un viejo indio estaba hablando con su nieto y le decía:

" Me siento como si tuviera dos lobos peleando en mi corazón. Uno de los dos es un lobo enojado, violento y vengador. El otro está lleno de amor y compasión"

El nieto preguntó :

" Abuelo, ¿ dime cual de los dos lobos ganará la pelea en tu corazón?"

El abuelo contestó:

" Aquel que yo alimente."


A veces me he sentido así, con esa dualidad de sentimientos durante este año. ¿ qué hacer? , ¿ qué no hacer? Incluso he llegado a tirar la toalla y yo nunca me había rendido ante nada. Estoy expulsando los últimos demonios y ciertamente sé claramente a cual de los dos lobos estoy alimentando. ...

11 comentarios:

María dijo...

Pensar en positivo genera energía positiva... sí.

Tanais dijo...

Haces muy bien en alimentar al del amor, el otro se iba a volver en tu compra, como eso de cria cuervos y te sacarán los ojos ;)

La Anónima dijo...

Espero que gane el lobo que te deje dormir tranquila. Bonita historia.

Anónimo dijo...

Una loba debe alimentarse de lo que sea...
y yo creo que tú lo que estás es Hambrienta!!!!
:),
G

Juli Gan dijo...

Hmm. Me ha recordado a "La Moche del cazador" y los nudillos de Robert Mitchum (love/ hate). Saludicos.

guada dijo...

ya la había leido pero nunca está de más leer cosas tan interesantes....eso de las dualidades me fascina, imagino por que lobo apuestas...
besos

Pena Mexicana dijo...

afortunada... y muy bellas las imágenes del relato, gracias por compartir :)

arcoiris dijo...

Bonito relato, pero sobretodo piensa en verde.

evita dijo...

Es un consuelo que tengas tan claro qué lobo alimentar. A veces no es tan fácil tomar esa decisión, el lobo feroz, depende como, puede ser muy tentador.

Ester Lina dijo...

Hola:
te quiero contar un acontecimiento que produjo este cuento. Trabajo como voluntaria en un centro de día, donde comen y se entretienen varios niños de 6 a 14 años. Frecuentemente pelean, se agreden, se golpean... Yo les había contado este cuento una vez. La sorpresa la tuve cuando una vez, cuando expresaban por escritos sus intenciones para mejorar la convivencia, uno de ellos, de unos 10 años, dijo: "prometo alimentar a mi lobo bueno"
Ahí ví en qué medida el relato les habia llegado.
Te saludos

Dynkha dijo...

todos tenemos dos lobos en el corazón, o en su defecto, doble personalidad, o síntomas de bipolaridad (como se entienda mejor) y todos debemos saber con exactitud a que lobo estamos alimentando de lo contrario estamos perdidos.