lunes, 26 de julio de 2010

Rayban para los días de sol, y también los de lluvia

Aquel día no llevaba intención de comprar ningún libro pero mirando me topé con uno cuyo título y portada me encantaron: Gafas de sol para días de lluvia, con una portada que mostraba a una mujer de espaldas mirando un cuadro colgado de la pared que representa el mar. Ni siquiera miré el argumento, lo compré sin más. Al llegar a casa lo puse en lo que yo llamo “cola de lectura” y me fui leyendo los que había previsto anteriormente.
Entonces no sabía quien era Mamen Sánchez, ni que el libro había tenido una notable acogida y que ya ha presentado en sociedad su segundo libro “Agua del limonero”. Mejor así. He leído el libro sin prejuicios y disfrutando de la lectura sin esperar nada más que entretenerme….porque es un libro que te entretiene, y te atrapa, y es fácil de leer y sobre todo, porque cuando leí la contraportada pensé que sería una novela romántica más…y no ha sido así.
Gafas de sol para días de lluvia no es una novela de amor, aunque lo parezca. Quien pretenda encontrar eso se llevará una tremenda desilusión al terminar de leerla. Quien pretenda leer un libro que da cuenta del potencial de la autora, se llevará una grata sorpresa.
Se nota que la autora es la directora del ¡Hola ¡ en Méjico y el estilo periodístico sobre todo al principio de la novela pero también las ganas de alejarse del estilo lineal y previsible de las novelas románticas mediante la ruptura de la narración cronológica, el uso del flashback y haciendo que “ el mundo sea un pañuelo” en el que unos seres sin conexión alguna se acaben encontrando y sus vidas se crucen y entremezclen en esa amalgama de ficción pero que es perfectamente verosímil.
Del libro me quedo con una frase y un pensamiento:

La frase:

- Otro capítulo. Lina se cree que la vida es una telenovela.
- En cierto sentido; así es. Muchas telenovelas entrecruzadas, unas enredándose en otras hasta formar un argumento fabuloso, universal. Unas vidas dependiendo de otras para poder seguir adelante. Unas que terminan donde otras comienzan. O que salen al encuentro, o que se escapan.

El pensamiento:

Las gafas son siempre para los días de lluvia, cuando la tormenta cae y nos llueve por dentro. Al sol hay que mirarlo de frente porque siempre es señal de un nuevo amanecer.

13 comentarios:

Jirafas en Gerundio dijo...

Apuntado queda.

María dijo...

Las gafas de sol disimulan casi todo.

Juli Gan dijo...

Me has recordado esa canción de Os resentidos que decía "de noite e de dia usan jafas de sol. Galicia canibal, fai un sol de carallo" Jaaajajaja. Voy tomando nota de lo que recomendáis, pero tengo tanto atrasado que leer...

Pena Mexicana dijo...

bueno... menos mal que hablas del libro de esa manera porque sabiendo que es la directora del ¡Hola! de México, difícilmente le hubiera dado una oportunidad... prejuicios, se llama eso :)
besitos

Martina dijo...

Me gusta tu pensamiento. Pero "déjate llover" sin gafas. Un abrazo.

E dijo...

La leí hacetiempo, me gustó, sí :)

guada dijo...

tal y como lo cuentas, me dan ganas de leerlo, con la cantidad de libros que tengo en lista, pero me ha llamado la atención,además me encantan las historias corales
besos

Ripley dijo...

JIRAFAS EN GERUNDIO: ok, que lo disfrutes.
MARIA: pero también cambian los colores de las cosas y no tendrían que ser tan necesarias, sólo para el sol.
JULI GAN: JAJAJA. yo también tengo una buena pila de libros atrasados para leer en unas cuantas vidas...

Sobrevivir dijo...

A veces las telenovelas son menos complicadas que la vida misma, las gafas nos ayudan a ocultar ante los demás la lluvia de nuestro corazón

arcoiris dijo...

Yo lo compré por el título y no me decepciono.
Estoy contigo, es un libro de piscina o de playa.

Ripley dijo...

PENA MEXICANA: mujer, aunque sea la directora del Hola en México dale una oportunidad!!
MARTINA: es que me han comprado por tierras catalanas unas Rayban y claro las quiero ya!!
E: cuanto tiempo! está bien el libro, sip

Martina dijo...

¡¡Cómo te malcrian!!jaja

Gafas Ray-Ban dijo...

Me ha encatado el texto. Como bien dice uno de los comentarios, las gafas de sol disimulan las alegrias y las penas...