miércoles, 28 de julio de 2010

Abriendo la puerta del armario ( editado)

Esto me lo acaba de enviar la persona de esa llamada. este es su problema, sus dudas:
Lo primero antes todo, gracias por escucharme y sufrir una noche en blanco por mí, a quien conoces nada más que por mails y un par de charlas telefónicas, no te imaginas lo que significo que escucharas mis palabras, quiero explicar un poco mi historia para que la gente no crea que juzgo a las personas homosexuales. No me gusta juzgar a las personas por su sexo, religión, nacionalidad u orientación sexual, soy una persona bastante tolerante, pero lo que empezó siendo una duda se ha convertido en algo bastante cierto; la historia es sencilla, no he sido capaz de ser feliz con un hombre, y siempre decía la típica frase de “Quiero un hombre que sea como una mujer”, huelga decir, que he sido incapaz de encontrarle, tampoco he sido una persona de tener muchas relaciones, pero las que he tenido han sido completamente insatisfactorias en todos los sentidos. El lunes después de una sesión con la psicóloga, entendí muchas cosas, analizando el porque, llegué al motivo de porque no he podido tener una relación satisfactoria con un hombre, son traumas infantiles que no vienen al caso exponer aquí, la historia de todo esto es que a mí de una mujer me atrae el poder compartir mi parte emocional con ella, nunca he pensado en una mujer como objeto de deseo, lo que si que es verdad es que tampoco he sido capaz con un hombre, además a fecha de hoy pienso en estar con un hombre y soy incapaz, lo de una mujer, pues ahora ya no es descartable, aunque no sé si seré capaz de dar el paso, lo que tengo claro es que la conexión que encuentro a nivel emocional y de complicidad con una mujer, es lo que me gustaría tener en mi relación de pareja.

El lunes por la noche recibí un email de una persona en la que me pedía que contestara a tres preguntas:
1. de pequeña eras femenina o eras chicazo?
2. ¿cuando eras pequeña sentías atracción hacía las mujeres?
3. ¿sufriste algún trauma con algún hombre en tu entorno?

Presintiendo que contestar a esas preguntas ( y a las que vendrían después porque siempre hay muchas más cuando estás intentando tener la certeza de que esa orientación sexual que has creído tener durante casi 40 años no es la tuya), presintiendo eso, le dije que mejor lo hablábamos por teléfono porque necesitaría tres o cuatro vidas para contestar todo eso por mail. Así que terminó de cenar y a las 12, a la hora de Cenicienta, me llamó. Nuestra conversación duró exactamente 5 horas y podría haber durado aún más si yo no hubiera estado ya que me caía de sueño.
5 horas de terapia de choque, de intercambio de sentimientos, opiniones y certezas durante los cuales mi interlocutora hizo repaso de todos y cada uno de los tópicos asociados al mundo homosexual, al miedo a salir del armario y a los daños colaterales que se pueden presentar cuando esa salida no va a ser bien recibida y llevas mochila con hijos. 5 horas durante las cuales una vez más me di cuenta del peso que no tengo que llevar por haber dado ese paso hace ya más de diez años. Creo que de todo lo que me dijiste, porque sí, este es un post para ti, lo que más me impactó es que sientas que has vivido una vida que no es la tuya y que si das el paso seguirás igual de frustrada por sólo poder vivirla a medias.
La primera pregunta que yo os planteo con todo lo que hablamos es: ¿Creéis que esas 3 preguntas pueden ayudaros a decir que sois lesbianas por alguna de ellas o por el conjunto de las tres?
La segunda, que ella me planteó: ¿eres una lesbiana emocional u hormonal? ¿Crees que se es lesbiana por tener un nexo emocional con mujeres o porque te acuestes con ellas? ¿Acaso no son las dos cosas al mismo tiempo?
La tercera: ¿cómo te diste cuenta de que eras lesbiana y qué hiciste?
Cuarta: Salir o no del armario ¿cuando y cómo? ¿Qué hacer cuando hay hijos que provienen de una relación heterosexual?
Quinta: La doble vida ¿tú la llevas? ¿Es la mejor/ única opción para al menos poder ser feliz al 50 %?
Sexta : ¿el físico y la ropa hacen a una lesbiana? ¿ femenina o masculina?

Podría poner muchísimas preguntas más porque cinco horas dieron para sacar muchas cosas que no siempre pude responder.
Una cosa me quedó muy clara y es que, a pesar de que estemos en 2010 y que hayamos avanzado muchísimo en cuanto a derecho y visibilidad aún queda muchísimo camino por andar y muchísimos armarios que abrir. Es terrible tener que vivir la vida que no quieres y ser totalmente consciente de ello. Es terrible no dar el paso por el miedo a lo que te pasará, te harán o perderás. Queda muchísimo por hacer pero por favor, no os privéis de vivir vuestra sexualidad aunque no pueda ser al 100%. Si tenéis que mentir, hacedlo, si tenéis que fingir, hacedlo. Hacer todo lo que tengáis que hacer para al menos abrir un poco la puerta y que el aire os de en la cara, para vivir como deseáis vivir aunque empecéis con el 10%. Una vez dado el paso seguiréis para adelante.

10 comentarios:

Lui Strega dijo...

Yo creo tambien que lo importante es vivir... como sea pero sin dejar de vivir.

Sobre las tres preguntas del principio, no se con cual me siento menos identificada, en mi caso:
1.- ni femanina ni chicazo.
2.- de niña me sentía atraida principalmente por cocinitas, muñecas, bicicletas y otros juguetes.
y 3.- ni rastro de traumnas con hombres.

Y ahora yo me pregunto, si esas son las tres preguntas identifican a una lesbiana... ¿entonces que soy yo? aisssss...

Un beso!!

Juli Gan dijo...

Uh!, sí que estamos trascendentales, Ripley. Un comentario no puede durar 5 horas (con Mario?) así que voy al lío en plan telegrama:

1- Las tres preguntas que planteas no creo que puedan ayudar a decidir nada, quizá y sólo quizá, si sentías atracción por las mujeres desde niña, pero ni eso. Yo sentía atracción por los hombres, y encima tenía un bun gusto que he ido perdiendo con el tiempo (Jajaja).

2- Es la primera vez que oigo la distinción entre lesbiana emocional u hormonal.

De la 3, la 4, y la 5, cada un@ habría de reflexionar sobre cómo está, qué es lo que quiere y decidirse. Es difícil, pero no veo otra manera.

Y llegamos al 6, que me encanta. Será por lo del hábito y el monje. Chi lo sa? Desde luego, el vestuario hoy día está para autopublicitarse. Tooodo está condicionado y todo forma parte de nuestro código de señales. (ya me estoy poniendo socióloga) La ropa puede ser una tarjeta de presentación.

El tema da para un buen estudio.

Pena Mexicana dijo...

jo... y yo que aún tengo las neuronas entumecidas... eso del despertar lento es horroroso.
Estoy convencida de que no hay recetas generales ni para reconocernos ni para vivir nuestra sexualidad, orientación, preferencia o como se le quiera llamar. Desde ese punto de vista el explorar las experiencias vitales de l@s otr@s puede o no ser útil para el propio desarrollo. Al final, considero que las personas (homo, hetero, trans, bi, lo-que-sea) debemos partir del autoconocimiento y la autoestima para poder salir "al mundo exterior" bien pertrechados. Como nos detengamos a oír y hacer caso de lo que les parece a los demás nuestra forma de vida, tenemos la batalla perdida...

besos

Lucía dijo...

De todo lo que dices, ¿sabes lo que más me llama la atención? que la sensación que da es que se descubre que una es lesbiana por eliminación. Es decir, si de pequeña eras chicazo, te atraían y las mujeres y tienes un trauma con los hombres.

Yo soy hetero, pero a mí nunca me ha preguntado nadie si de pequeña era femenina o chicazo (con catorce primos, todos ellos chicos, te aseguro que juego mejor al fútbol que muchos hombres)y nunca he tenido un trauma con hombres ni con mujeres.

Ahora alguien dirá, "claro, es que lo tuyo es normal". ¿Y lo vuestro, no? Porque a mí me parece igual de natural tener inclinación sexual heterosexual que homosexual. Otra cosa es que lo mío sea más corriente. Pero, aunque parezca lo mismo, en este caso precisamente, hay mucha diferencia entre usar un término u otro.

Y no sé a qué viene todo este rollo. No sé si soy muy abierta o muy liberal, pero no sé, no termina de convencerme eso de que tenga que haber síntomas que te demuestren que eres homosexual, y nadie nos pida síntomas que demuestren que somos heteros.

Y ya lo dejo, porque me estoy liando.

Besitos.

Martina dijo...

Yo soy lesbiana. Lo in´tuía pero no me di cuenta hasta que tuve mis últimas relaciones con chicos. Lo que voy a decir es muy íntimo pero no me importa compartirlo si con ello ayudo a alguien más. Empecé a escuchar mis intuiciones y a dejar de obligarme a sentir cosas que no sentía. Ultimamente, con cada chico con el que mantenía relaciones, a posteriori, tenía dos pensamientos que al final me agotaron.
1. ¡qué bien¡ NO soy lesbiana
2. ¡qué ganas tengo de que se largue de mi cama!
Me enamoré de una mujer y desde entonces ya no hay vuelta atrás. No me imagino en la cama con ningún hombre más. No podría.
Cada persona vive el proceso como puede o como sabe, por suerte a mí me ha llegado en el momento adecuado. La conexión emocional que he tenido con una mujer no se parece en nada a la que he tenido con los hombres. Me llena más el sexo y las emociones con ella.

También ocurre que estamos mal acostumbrados/as a ponerle nombre a todo y a veces lo jorobamos.

Jirafas en Gerundio dijo...

Como bien dice Juli la cosa da para mucho, pero para mí siempre hay un primer escalón, y es la persona. Si somos capaces de identificar como sentimiento amoroso, como amor lo que se siente por ésta o aquel independientemente de lo que sea, entonces estaremos en el buen camino. PERO qué difícil decidir sin intoxicación socioculturaleducacional...mucho tendríamos que hablar...

Victoria Dubrovnik dijo...

Buff..... Supongo que no nos podemos encasillar en si te ocurre esto y esto, entonces eres X... porque la vida afectiva de cada persona tiene un montón de matices, y no podemos englobarnos en estadísticas... Puede que una persona haya sentido atracción por personas de su mismo sexo, y después de repente encuentre de otro distinto, porque es así como lo siente en ese momento... Y no, no se considerará lesbiana, ni heterosexual, ni bisexual ... Se dedica a escuchar sus emociones, sus sentimientos, sus deseos, toma conciencia, y en base a ellos actua, con conciencia...

A veces, también poner nombre al deseo (homo-hetero), significa mutilarnos, así que... Dediquémonos a sentir!

pyxis dijo...

Todo es discutible guapa, tratar de buscar "síntomas" a una situación dominada por los sentimientos es imposible.
Una debería ser capaz de darse cuenta de lo que siente desde la adolescencia, y yo agradezco que en mi caso haya sido asi, pero tristemente, ya pasados 10 años de este siglo, la sociedad sigue impidiendo que puertas se abran, que las distintas formas de sentir y pensar se desarrollen libremente.
Besos.

Tanais dijo...

Me parece que esta historia me suena, me equivoco? ;)

1. Era un poco chicazo, si, honestamente si. En gustos más que en el físico.

2. De niña no recuerdo sentirme atraida ni por hombres ni por mujeres.

3. No tengo ningún trauma con hombres, de hecho, podría acostarme con un chico sin problemas (si es a esto a lo que te refieres)

Las otras:

1. Sinceramente no creo que esto ayude a reconocer a una lesbiana, anda que la vida no da vueltas...y aquí no vale 2 + 2 son 4...

2. Me gustan las mujeres en conjunto, sexual y emocionalmente (insisto, no me como tanto la cabeza)

3. Me ayudó salir del pueblo y empezar a verlo como algo natural, ver que había más gente como yo, desde el principio tuve claro que no lo iba a pregonar a los 4 vientos pero que desde luego no iba a dejar de ser feliz por el que dirán. Me he limitado siempre a vivir el momento.

4. Salir hay que salir, más tarde o más temprano. Cuando hay hijos...pasito a pasito, cuando lleves recorrido el paso 1, 2 y 3 ya se verá que hacer con el 4 (soy simple).

5. Hoy por hoy llevo doble vida con las personas que yo lo he elegido, pero solo finjo un 5% de todo mi tiempo, no es mucho. Hoy por hoy me compensa. Mañana Dios dirá, no me agobio.

6. No se puede generalizar pero la pluma existe, no nos vamos a engañar.

Ripley dijo...

A TODAS: muchas gracias por vuestra aportación. estoy segura de que le habrán servido de mucho a esa persona.