martes, 26 de julio de 2011

será que ahora busco calidad frente a la cantidad de los 27






Esta mañana pensaba en qué hacía yo a los 27, a esos 27 en los que Amy Winehouse parece que decidió hacer realidad para ella ese lema de “muere joven y deja un bonito cadáver”. Ha muerto joven, cierto es, y me ha sorprendido enterarme de que SOLO, y lo pongo en mayúsculas, tenía 27 años, porque yo pensaba que tenía alguno más por su aspecto. Sobre lo del bonito cadáver…supongo que en su casa no debía haber muchos espejos, o no se miraba en ellos. Dicen que ahora forma parte de ese “ Club de los 27” en el que están músicos que murieron a los 27. Dicen que ahora empezará el mito, la leyenda. Esto último no lo tengo tan claro, no creo que a Amy le diera tiempo a hacer tanto y dejar una imagen como para poder convertirse en mito. El tiempo dirá. Sólo decir que me gustaba su música, que la descubrí a través del archiconocido Rehab aunque mi canción preferida es “Love is a losing game”. Bye Amy, enjoy yourself wherever you are.

Pero, ¿qué hacía yo a mis 27? Pues salir, salir mucho, demasiado si lo miro desde ahora, pero entonces me encantaba ir de fiesta. El vodka con naranja (o con limón, según me daba), las Coronitas, el tequila, bailar hasta estar agotada, las fiestas en la playa, salir con los amigos, reír con los amigos, desayunar antes de volver a casa por la mañana e irme a dormir con un olor a tabaco impresionante, que a esas horas ya ni olía. Y sí, creo que fue a los 27 cuando dejé de fumar, aunque tampoco es que hubiera sido fumadora durante mucho tiempo.

También fue a esos 27 cuando empecé a vivir definitivamente la vida que deseaba vivir, aunque fuera una doble vida en la que tuve que empezar a mentir demasiado a mi familia para que no descubrieran mi identidad sexual y perdí a los amigos que desde hacía algún tiempo ya iban dando muestras de lo que no querían aceptar, bien instalados ell@s en la vida de heteros. Hoy en día creo que no perdí nada, que he perdido poco , porque quienes verdaderamente tienen que estar, siempre estarán , que por mucho que me duelan algunas personas del pasado, en las relaciones siempre somos dos, y hablo no sólo de amor, sino también de amistad.

Y aunque el final del párrafo anterior pudiera hacer pensar que estoy poco animada, no es así, simplemente es que estos días he recibido noticias de amigas y pienso en lo difícil que es poder conquistar esa parcela de la vida que es el amor y poder disfrutarla plenamente con la persona que amamos. Ojalá todo vaya bien esta vez para todas.

Y para tod@s , feliz semana

8 comentarios:

Pena Mexicana dijo...

Comparto la preferencia por esa canción de Amy...
Me parece que este verano viene más reflexivo que el anterior y me gusta. Lo digo por este post tuyo pero no sólo, también por mi propio proceso y de quienes me rodean. Bienvenido sea, lo mejor está por venir ;)

besos

Pablö dijo...

es uno de los mensajes de despedida para amy que más me ha gustado y que más realista y sincero me ha parecido :) así es! muy bonito y cierto todo lo demás
saludos!

Juli Gan dijo...

Una pena lo de Amy Winehouse. Una muerte anunciada. Cuando la oí por primera vez hará cuatro años, sólo tenía 23. Me impresionó su voz....Y su peinado tipo marciana de Mars attacs. A los 27 hacía lo que tú, salía, bebía. No fumaba porque nunca me gustó, pero los veranos me recorría todos los pueblos en fiestas. No me lo pasé mal.

guada dijo...

me has dejado pensativa....yo a los 27 uf, más o menos como tú, pero yo hacia dos años que habia descubierto mi orientación asi que, descubri los verdaderos amigos, me comi el mundo y ......
besazos

Trasgu dijo...

Comparto contigo que Amy era una artista con unas grandes cualidades y una voz privilegiosa, pero no creo que merezca estar en ese club de los 27. Más que nada porque su carrera musical no puede ser comparada con la de otros músicos como Kurt Cobain, Janis Joplin, Jimi Hendrix, Jim Morrison...Estos cuando murieron tenían tras ellos una carrera mucho más dilatada...
La verdad es que la muerte de Amy era la crónica de una muerte anunciada. Siento su muerte...y una vez más maldigo el poder que tienen las drogas/alcohol que son capaces de anular a la persona y voluntad que hay en el interior de todos nosotros.
Bsoss
PD: Upss...yo a los 27...mucha fiesta y menos preocupaciones en cierto modo... :)

Martina dijo...

Yo a los 27 andaba trabajando haciendo sustituciones en correos, desde los 18. Nunca me gustó ir de fiesta. Pero siempre me perdía de acampada con mis amigos y una botellita de whisky. Y fumaba. Muchísimo. Dos paquetes de ducados al día y tabaco de liar en casa por si las moscas. Hace ya doce que soy exfumadora, afortunadamente. Tenía los pulmones negros.
Amy? Nunca imaginé que fuera tan jovencita. Es una lástima. Es difícil encontrar voces tan buenas como la suya. Por desgracia, vidas como la de ella, que se pierden por el camino, siguen habiendo una cuantas.
Besets.

A D A G I O dijo...

Hola! también coincido contigo en varias cosas de las que dices... cuando hablas de amigos que, por unas cosas o por otras, ya no están... y no hay porqué darle más vueltas... Y como bien dices, quien verdaderamente tiene que estar, estará.

Te dejo un abrazo y gracias por pasarte por mi blog! Te sigo!:)

LaRepo dijo...

A los 27 ya vivía sola tenía pareja estable y...era muy formal :o)
Todos hemos tenido excusas para tomar drogas, alcohol y lo que se nos pusiera por delante...pero siempre pudimos decir NO.
Descansa en paz Amy