domingo, 1 de noviembre de 2009

Quería que llegara octubre y se me ha escapado sin darme cuenta


Octubre se ha acabado y casi ni me ha dado tiempo a darme cuenta de que había llegado cuando me doy cuenta de que ya se ha ido. Mi caparazón de cangrejo se va haciendo cada día más pequeño y empiezo a dejar de caminar para atrás para, por fin, dar pasos hacía adelante. Los silencios se van tornando en buenas conversaciones y la vida vuelve a ser lo que nunca debió dejar de ser, a pesar de que me ha costado muchos meses lograr los primeros avances. Es curioso que alguien hiciera una broma en un comentario de este blog unos posts atrás mencionando a Sansón cuando dije que me estaba dejando crecer el pelo, porque, según crece mi pelo mi vida va cambiando de color, de rumbo y hasta de vida. Hay cosas que han quedado enterradas, no quiero saber nada de ciertos momentos del pasado que me han llevado a situaciones límite y surrealistas, pero que ya quedan atrás. Barcelona vuelve a ser un poco mi talismán y supongo que en los próximos meses me acogerá muchas veces.
El trabajo sigue sin ser lo que quiero, pero al menos no me siento tan frustrada y recibo halagos por mi trabajo así que, al menos, lo llevo mejor. La gripe A está marcando todo este curso. La ausencia a clase, sobre todo entre los más pequeños es constante, pero lo que hace un mes parecía una vergüenza puesto que nadie quería decir que tenía la gripe A, ahora parece ser algo así como algo de lo que vanagloriarse. Una empresa bastante importante en la que doy clases de formación ha llegado al colmo del surrealismo: han instalado dispensadores de jabón en la pared ,para que los empleados puedan echárselo e higienizar sus manos cuantas veces consideren necesario y además, tienen a una persona cuya única función es literalmente, limpiar las manillas de todas las puertas de cada planta de manera constante ,así que estás en clase y cada cierto tiempo notas cómo alguien frota la puerta…
Mis padres han hecho obras en casa y mi hermana ha puesto la habitación del nuevo bebé. Faltan dos meses para que llegue y estamos todos deseando que pasen para poder tenerla con nosotros. Me estoy trayendo a mi casa las cosas que aún tenía en casa de mis padres ante su ultimátum. He encontrado un libro de autoayuda que no recuerdo haber comprado, pero que estaba entre mis libros así que, o lo he comprado yo o alguien me lo ha regalado, pero allí estaba. No soy yo de este tipo de libros, pero no era de muchas cosas que ahora sí hago así que con un título como “Estrategias para el éxito” acabé leyendo la contraportada y decía: “Usted también puede triunfar en la vida, no busque pretextos. Este es el libro adecuado para cualquier persona que quiera reconocer los problemas y causas que estàn controlando su destino y haciendo que su vida trascurra por senderos monótonos o frustrantes. Con lenguaje coloquial y tono ameno, el autor nos enseña cómo tomar las riendas de nuestra vida, tanto privada como laboral, y conseguir nuestros objetivos…” …..y me lo he empezado a leer….¡quién sabe, igual acaba ayudándome y me hago adicta a este tipo de libros! Ya os contaré…

8 comentarios:

Glora dijo...

¿Sabes? A mí los días se me escapan sin darme cuenta cuando no estoy preocupada en vivirlos de una u otra manera... sin preocupaciones, sólo vivir... y entonces el tiempo pasa sin más, creo que así es como tiene que ser...
Si te encontraste ese libro por algo será...
Un beso.

Ripley dijo...

Glora: yo estoy viviendo mis días así ahora mismo así que sí, estoy totalmente de acuerdo contigo. respecto al libro, debe ser una señal porque está en la estantería de la que me he estado bajando libros últimamente y no lo había visto hasta esta semana...un beso también para tí.

Chisier dijo...

Empezaré diciendo que en mi empresa también han puesto dispensadores de jabón antiséptico cada 5 metros, al lado de cada puerta....

Por otro lado ¿Crees en el destino?...estoy convencida de que cada cosa que sucede lo hace por alguna razón...


Así que..ya me contarás!

Suerte y un besito.

Pd: Yo estaba deseando que acabase Octubre porque mañana es mi cumple...;)

Pena Mexicana dijo...

Me gusta cómo vas relatando tu proceso y desde fuera me deja la sensación de que vas porbuen camino. Me gustan los "turismos interiores". Suelo desconfiar por sistema de los libros de autoayuda. Desde mi punto de vista no existen las recetas. Compartiré contigo el título del libro que me ayudó en cierta época de mi vida y que, sins er de autoayuda, a mí particularmente me dio claves para enfrentar los cambios. Se llama "La rueda de la vida" y lo escribió Elisabeth Kübler-Ross, Besitos.

Ripley dijo...

CHISIER: bienvenida al blog. antes creía en muchas cosas...ahora ya no en tantas...un besito
PENA MEXICANA: no sé si voy por buen camino, pero en ello estoy, despacio, sin pausa, intentando hacer las cosas bien, no hacer daño a nadie y ser feliz.me apunto el libro. un beso

María dijo...

Que pase el tiempo sin darnos cuenta es bueno. Porque lo estás viviendo.

Saltinbanqui dijo...

Con tanto trabajo como no se te iba a pasar volando?
XD

Ripley dijo...

MARIA: sip, lo hago y estoy muerta de cansancio.
SALTINBANQUI: mucho trabajo, cierto, pero también vuelta a la vida en pleno.