martes, 3 de noviembre de 2009

El maravilloso espectáculo de la luna llena

No sé si a vosotr@s os pasa lo mismo, pero a mi me encantan los días de luna llena, a pesar de que tenga el comportamiento lunático de los de mi signo. Me encanta su forma, su color, su magia desafiante allí alta en el cielo, su invitación al romanticismo, su poder, su influjo, su seducción nocturna . Ayer fué día de luna llena, hoy continua y me ha venido a la cabeza algo que una amiga me envió hace unos días y que hoy quiero compartir con vosotr@s porque ¿quién no espera un poco esto de la vida? espero no tener que llegar a la edad madura para darme cuenta de todo ello.

EL VALIOSO TIEMPO DE LOS MADUROS
Mensaje de Mario de Andrade (Poeta, novelista, ensayista y musicólogo brasileño)


“Conté mis años y descubrí, que tengo menos tiempo para vivir de aquí en adelante, que el que viví hasta ahora...
Me siento como aquel chico que ganó un paquete de golosinas: las primeras las comió con agrado, pero, cuando percibió que quedaban pocas, comenzó a saborearlas profundamente.


Ya no tengo tiempo para reuniones interminables, donde se discuten estatutos, normas, procedimientos y reglamentos internos, sabiendo que no se va a lograr nada.


Ya no tengo tiempo para soportar absurdas personas que, a pesar de su edad cronológica, no han crecido.


Ya no tengo tiempo para lidiar con mediocridades.


No quiero estar en reuniones donde desfilan egos inflados.


No tolero a maniobreros y ventajeros.


Me molestan los envidiosos, que tratan de desacreditar a los más capaces, para apropiarse de sus lugares, talentos y logros.


Detesto, si soy testigo, de los defectos que genera la lucha por un majestuoso cargo.


Las personas no discuten contenidos, apenas los títulos.

Mi tiempo es escaso como para discutir títulos.


Quiero la esencia, mi alma tiene prisa...


Sin muchas golosinas en el paquete...

Quiero vivir al lado de gente humana, muy humana.

Que sepa reír, de sus errores.


Que no se envanezca, con sus triunfos.

Que no se considere electa, antes de hora.


Que no huya, de sus responsabilidades.

Que defienda, la dignidad humana.


Y que desee tan sólo andar del lado de la verdad y la honradez.


Lo esencial es lo que hace que la vida valga la pena.

Quiero rodearme de gente, que sepa tocar el corazón de las personas…

Gente a quien los golpes duros de la vida, le enseñó a crecer con toques suaves en el alma.


Sí… tengo prisa… por vivir con la intensidad que sólo la madurez puede dar.


Pretendo no desperdiciar parte alguna de las golosinas que me quedan…

Estoy seguro que serán más exquisitas que las que hasta ahora he comido.


Mi meta es llegar al final satisfecho y en paz con mis seres queridos y con mi conciencia.


Espero que la tuya sea la misma, porque de cualquier manera llegarás..."

7 comentarios:

María dijo...

Ohhh... aún me quedan muchas gominolas, pero voy a saborearlas mucho.

Pena Mexicana dijo...

Es maravilloso que haya alguien con el don de la palabra tan bien instalado como para traducir muchas de las cosas que una siente y que no puede expresar. Gracias por traer este texto que tomaré prestado... nah! que directamente robaré para tenerlo por allí para cuando haga falta.
Y si, llegarás a sentirlo, estás en camino ;)

guada dijo...

me ha encantado tu post, rezuma filosofia pura y dura, aqui otra admiradora de la luna llena, me quedan la mitad de la bolsa pero las gominolas me van a durar
un beso

DONDEACABALAMENTE dijo...

Un gran descubrimiento.Me encanta.

Tanais dijo...

Un texto que da para pararte a pensar durante horas. ien toda la razón, con el tiempo se aprende a dar a cada cosa la importancia que tiene, ni más ni menos...

Besotes de luna llena! jeje

Charm dijo...

De una gran admiradora de la luna....siempre ampara mis posts.
Voy a disfrutar ese hermoso texto acompañado por una de mis gominolas.
¿Quieres una?

Saltinbanqui dijo...

Eres cancer?
:)