martes, 30 de septiembre de 2008

Gaudí en alerta roja



Hace unos nueve años ya que pisé Barcelona por primera vez. No fui por turismo, tampoco por trabajo; no trabajé, pero hice turismo entre otras cosas. Las Ramblas, Passeig de Gracia, Plaza Cataluña, pasear por Balmes bajo la lluvia, ver La Pedrera (en aquel momento no se podía visitar la casa Batlló, pero la pude ver años después),…..y la Sagrada Familia. Me impresionó por fuera, me pareció imponente, y quise entrar para verla por dentro. Ojalá no lo hubiera hecho, me llevé una terrible decepción, no me gustó nada y tuve una sensación de tomadura de pelo que aún me dura. Supongo que en casi nueve años las cosas habrán cambiado pero no tengo intención de volver a entrar. Sigo sin poder entender cómo es posible que con todo el dinero que recaudan de los visitantes que acuden día a día a verla, aún esté así de retrasada su construcción. No me convence nada que me digan que es porque todo se hace gracias a las aportaciones privadas, a mí me parece una gran campaña de marketing. No les interesa ir más deprisa para así aumentar la leyenda y las arcas del órgano que gestiona su construcción. La que quizás sea la obra más grandiosa de Gaudí, quizás vaya a acabar siendo la más decepcionante. Gaudí murió, atropellado por un tranvía, en 1926 y lo único que dejó terminado fue la fachada del Nacimiento así que, técnicamente, esa es la única parte del edificio que realmente puede considerarse “de Gaudí”. Creen que La Sagrada Familia podría estar terminada en unos 20 años, y digo que lo creen porque a la incertidumbre de si será posible o no hay que añadir la incertidumbre de si qué pasará cuando se construya el cimborio de Jesucristo que coronará el templo , que se eleva 170 metros del suelo y bajo el cual pasará el AVE. ¿Aguantará? ¿Se caerá todo? Parece que hay un alto riesgo de que así sea…esperemos que se equivoquen.
En los últimos meses la prensa se viene haciendo eco de un nuevo manifiesto que cuestiona, no sólo la continuación del templo, sino también “ la imposibilidad de discernir ya “donde empieza y dónde acaba” la obra de Gaudí. “ Lo que sobresale es la mediocridad de un grupo de técnicos y promotores que, en el mejor de los casos, cargados de buena fe pero sumergidos en un paternalismo anacrónico, utilizan a Gaudi, una vez más, para legar su huella personal en detrimento de la obra original”. El manifiesto que contiene estas palabras se titula Gaudí en alerta roja y está firmado por críticos, directores de museos y artistas. Podéis encontrarlo en esta página y subscribiros al manifiesto si queréis .
Lo que a mí me queda claro de todo este embrollo es que los que salen perdiendo son siempre los barceloneses. Barcelona es una ciudad muy cómoda para el turista, tienes muchos servicios que facilitan la estancia pero,¿y qué pasa con los habitantes de la ciudad? ¿Se crean infraestructuras que mejoren la vida en la cuidad? ¿Acaso todo esto no sea otra campaña de ambos”bandos para hacerse notar y ganar adeptos para sus proyectos?. A mí es AVE me parece fantástico y también que se acabe la Sagrada Familia, pero yo no vivo en Barcelona y no sufriré sus incomodidades ni lo que pueda pasar en caso de ser ambas estructuras incompatibles.

9 comentarios:

eFi dijo...

Esa es una de las eternas discusiones en las ciudades. Urbanistas, intereses privados y habitantes a veces no dialogan, o algunos argumentan en favor del otro sin siquiera consultarle.
Cuando visité esta magnifica obra, hace ya unos 20 años, habían empezado a anexarle partes prefabricadas que a algunos nos chocaba bastante. Supongo, por lo que tu dices, que en todo este tiempo se avanzó a un ritmo tan lento que es lógico que ya no se lea cual parte es la original.
Esperemos que los técnicos actuantes hayan afinado bien los cálculos y que la obra no colapse.
Beso.

Tanais dijo...

Nunca he estado en bcn pero cuando vaya me acordaré de ti y ya te contaré que me parece :)

Slop dijo...

YO creo que el problema es que la Sagrada Familia sin las grandes gruas ya no es lo mismo, forman parte de la obra a estas alturas. jaja
Que sería Barcelona sin obras, calles cortadas, operarios y señalizaciones de obra? El trafico fluiría con normalidad y la gente llegaría puntual al trabajo. Tenemos que hacer todo lo posible para que cualquier obra que puede parecer medianamente normal, se complique lo más posible.

Estoy enganchada a tu blog.
Muakis

JD dijo...

di que si que mucho gaudi pero pra lo unico qusan el nombre es para ganar pasta. que cuando fui yo habia una cola inmensa para entrar que no sean rateros.

dintel dijo...

Barcelona está convirtiéndose en un parque temático porque a nuestro ayuntamiento le interesa. Si os contara...

Mármara dijo...

Siempre pensé que "La Sagrada Familia" debería quedarse tal y como la dejó Gaudí.
Conocí esa obra hace muchos, muchos años, tantos que ni me alcanza la memoria. Cada vez que he vuelto a Barcelona, y he podido, la he visitado y he ido comprobando cómo se alejaba del espíritu de si creador.
Lástima que, como bien apuntas, sea el dinero el que lo maneje todo. Lástima.

caperucita dijo...

Como dice Dintel, Barcelona se parece cada vez más a un parque temático...
Es de locos hacer pasar el Ave por debajo de Gaudí. Es como si se les hubiera olvidado que los trenes de Rodalies Renfe estuvieron tres meses sin funcionar por culpa de los socavones que se producían día sí y día también con las malditas obras para hacer llegar la alta velocidad a Sants... De ingeniería no tengo ni idea, pero me parece una locura.
Besitos!

Ripley /Pauline dijo...

A Todas: la Sagrada Familia es parte del paisaje y la historia reciente de Barcelona, pero por su interés, ha sido utilizada por unos y otros, ¿Qué pasará al final? Tendremos que esperar. Gracias por vuestros comentarios.

Ana dijo...

Siento llegar tarde a este post, pero quería comentar que estoy completamente de acuerdo contigo.

A mí solamente me gusta la parte que hizo Gaudí. Todo lo que se ha hecho después se ha alejado del proyecto original y es una birria. Aún así, me parece una obra que debería cuidarse y no hacer pasar el AVE por debajo. Un amigo me comentó que la empresa que dirige las obras del AVE es la misma que dirigió las obras del metro en el barrio del Carmelo, donde acabaron hundiéndose edificios por culpa del túnel. No sé que hay de cierto, pero me preocupa.
Besos