lunes, 8 de septiembre de 2008

El juego del amor


Hace unos años fui con unos compañeros al cine. La película no era una obra de arte pero resultó entretenida…hasta el final, en el que el protagonista rescata a la chica y, pensando que ya todo va a acabar bien pues no, resulta que, en los últimos cinco segundos, ella muere y se acaba la película. Recuerdo que me enfadé mucho. Tampoco a mis compañeros de sesión les había parecido el mejor final para la historia pero aceptaban el trágico final. Yo no, yo estaba enfadadísima y decía que sólo con que el director hubiera suprimido esos cinco últimos segundos todos estaríamos contentos: los que creían que sí, que la película debía acabar con la muerte de la protagonista; y los que, como yo, creíamos que podía sobrevivir. Sin esos últimos cinco segundos todos estaríamos satisfechos, pero no, el director no había dejado lugar a la duda, esa duda que tantas veces ha sido utilizada en muchas películas para dejar un final abierto a una secuela o a la opinión del público.
Llegados aquí, he de decir, que mi “enfado” se debía a mi propio código para ver películas en el cine, que es muy simple: yo voy al cine a pasar un rato agradable, y desconectar del mundo que dejo fuera de la sala, por un par de horas, y claro, si resulta que lo que veo me hace poner triste pues, como que no, me veo las noticias o leo la prensa y ya tengo mi dosis de realidad. Y es que a mí no me apetece pagar por ver una película que me ponga triste, y, sí, ya sé que en el mundo no todo es de color de rosa, no soy tonta, pero, lo mismo que otr@s van a ver películas de acción tipo Terminator, Rocky , etc,…yo voy a divertirme un rato, dejando la triste realidad de la vida detrás de las puertas de la sala de cine durante el tiempo que dura la película. Y, para quienes os preguntéis si sólo veo películas que acaban bien, os diré que no, que veo todo tipo de películas, pero aquellas que sé que tienen una temática más triste o dura, las dejo para el “alquiler” y las veo en casa en cuantos ratos necesite.
A veces te pasa que empiezas a ver una película con una concepción bastante diferente de lo que luego resulta ser, que es precisamente lo que me ha pasado con “El juego del amor”. Yo pensaba que era la típica “americanada” para pasar el rato, pero nada más, y al poco de empezar a verla me di cuenta de que me había equivocado y me gustaba, porque lo que estaba viendo era una historia de gente que se enamora y desenamora, que sufre por amor y que es feliz por amor, historias de gente como cualquiera de nosotros a los que les va bien y mal o mal y bien en el amor. El amor es un juego en el que no jugamos solos y aunque ganemos, siempre podemos perder, y aunque perdamos, seguramente llegará un momento en el que ganemos. Todos somos ganadores y perdedores al mismo tiempo y esas son las historias con las que nos encontramos en la película, historias de ganadores y perdedores en el amor. Una película muy recomendable.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo voy al cine a ver comedias porque es lo que más me gusta, pero casi siempre salgo pensando que esas parejas no durarían nada, que el cine es una ilusión.

Jei dijo...

oye, pues me apunto la recomendación :)

petons!

Marta dijo...

Alguien me acompaña al cine? ;)
Petons

Pauline dijo...

ANONIMO: el cine es una preciosa ilusión, aunque eso era antes más que ahora porque si te fijas, las historias tienden hacia lo histórico, la biografía y el docufilm´. un saludo
JEI: apunta, apunta. petons guapa.
MARTA: ummm, yo te doy el teléfono de una catalana que estaría encantada de acompañarte al cine...y seguro que a donde tú quieras.

Lucía dijo...

El cine es un pasatiempo como otro cualquiera y cada uno puede ir a ver las pelis que le apetezcan, igual que con los libros, hay quien lee a Cervantes, hay quien lee a Danielle Steel y quien lee a Saramago.

Yo los leo a todos, creo que cadauno tiene su momento. Lo mismo que las pelis, aunque, para mí, las pleis, si tienen final feliz, mejor que mejor, que para finales tristes sólo tenemos que salir del cine... o no?

Un beso

Blau dijo...

Neska, ayer vi una pelicula un poco fuerte, ahora quiero una romantica, ligera.

Me lo apunto.

musus

Pauline dijo...

LUCIA: exacto, cada cosa tiene su momento y sí, mejor ir a ver algo que termine bien. un beso
BLAU: yo ví una muy fuerte el domingo y creo que necesito ver unas 10 alegres para compensar.

Mármara dijo...

Qué curioso, me pasó lo mismo con esa peli. La alquilé pensando en que iba a ver una comedia romántica intrascendente y...¡carajo, vaya "intrascendencia"! Me encantó, y me dio mucho que pensar, sobre las relaciones, sobre las "películas" que nos montamos en la cabeza a cuenta del amor romántico y cómo es la realidad, en realidad.

La Penca dijo...

No la conozco, pero me la anoto. A mí a veces también me gustan las películas estas que te hacen pasar un buen rato. Besos.

Pauline dijo...

MARMARA: están bien esos descubrimientos.., no sé si la has visto pero te recomiendo "Una palabra tuya", está ahora en cartelera en el cine.
LA PENCA: alquilalá, te gustará, supongo que no te sorprenderá como cuando esperas algo diferente, pero te gustará.