martes, 29 de diciembre de 2009

Nunca he sido jugadora pero desde hoy apostaré siempre al 8




Aceras por las que volveré a caminar de modo diferente, con otra gente; ojos que no volveré a mirar; voces que no volveré a oír; nuevas miradas, nuevas voces; nuevos paisajes; nuevas cosas vividas; el pasado etiquetado y guardado en un cajón, bajo la estrecha vigilancia de la experiencia, donde debe estar para dejar que la vida siga y la podamos vivir como siempre hubo de ser vivida. Una nueva década, un nuevo ciclo en mi vida, marcado por el 8 : los 18, los 28 …es el 8 el que marca el cambio en mi vida así que tengo 10 años por delante para disfrutar sabiendo que , al acercarse un nuevo 8 habrá nuevos cambios…pero esta vez estaré preparada….y es que no es la edad, sino la vida, la que nos da madurez para 10 años después volver a repetir ciclo pero desde una perspectiva diferente, con más energía, madurez y sabiendo claramente dónde está la meta y cómo lograr llegar.

No hay reglas, no hay camino definido, me dejo llevar por mi corazón y por mi razón a partes iguales atendiendo a los dictados de quien me proponga lo más apetecible. Me gusta lo que estoy viviendo y pienso disfrutarlo porque me ha costado demasiado llegar hasta aquí.

6 comentarios:

Kekalandya dijo...

Pues ya sea por el 8 o por cualquier otro nº, me alegro mucho de que las cosas te vayan bien ;)

Te deseo una buena entrada de año ;)

jelly dijo...

Suenas muy pero que muy bien. Me ha gustado tu último párrafo en especial y tú última frase, cuánto te entiendo. Disfrutemos pues :)

María dijo...

¿¡Felicidades!?

Pena Mexicana dijo...

Pues muy bien dicho, si hiciéramos más caso a nuestra intuición, mejor nos iría :)
besos

Tanais dijo...

Sea lo que sea...se te ve contentísima!!! me alegro!

Feliz 2010!!!

DONDEACABALAMENTE dijo...

La vida gira sobre el mismo eje que somos nosotros mismos.Nunca se sabe con la rueda de la fortuna y de la vida,nunca se sabe donde nos llevará o a que sitios volveremos.Como dice la típica frase "La vida da muchas vueltas"pero siempre nosotros en ese eje.