lunes, 28 de septiembre de 2009

Si aceptamos que la vida humana se rige por la razón, la posibilidad de vivir queda destruída

Este fin de semana he visto una película que me había recomendado "Hacia rutas salvajes". Me ha encantado, pero me dejado tocada y hundida y si, ya venía desde hacía semanas planteándome muchas cosas y el fin de semana pasado, tras ver "My blueberry nights" ( película que también os recomiendo ver y que yo había, conscientemente, pospuesto ver hasta ahora), ya me planteé algunas...hoy he acabado por poner el punto y final a muchas de ellas.

A menudo pensamos sobre las cosas que les pasan a los demás y pensamos que tenemos suerte de tener la vida que tenemos, no pensamos que quizás, en algún momento, también nosotr@s podemos pasar por cosas que nos marcarán para siempre ... y si nos toca y nos pasan, desgraciadamente, ver la salida del túnel es imposible, a la par que ver cómo nos hundimos más sí lo vemos claramente sin poder hacer nada más que errar y errar una y otra vez.

Si alguien me hubiera dicho que en estos años me iban a pasar todas las cosas que me han pasado y que iba a conseguir salir cuerda de todo ello, me hubiera reído. Pero han pasado, forman parte de mi pasado y de todas ellas he salido, más fuerte, más dura y seguramente muchas más cosas que no soy capaz de ver yo misma. Los últimos tres meses mi vida ha dado un giro bastante radical, nada es igual, sin embargo todo es tan conocido......que es magnífico recuperar las ganas de vivir como siempre quise vivir.

Lo que viene ahora es algo que he escrito entre una peli y la otra, no voy a cambiar ni una coma, porque es lo que sentía antes de ver "Hacia rutas salvajes". Sólo añadiré al final la frase final de la película que me ha encantado.


Siempre había creído que los viajes había que emprenderlos con un destino claro. Estoy en el punto X y mi destino es el punto Y. Parecía simple. Pero nunca pensé, o no quise pensar, en todas esas cosas que podría encontrarme durante el camino y me hicieran ver otras rutas, como tampoco pensé que mi camino se pudiera desviar tanto que no llegase a destino por tantas cosas, que enumerarlas daría para escribir muchas páginas.

Ahora sé que siempre que se emprende un camino hay que saber a dónde se quiere ir, pero también aceptar, que no siempre acabamos llegando a ese destino, tan sencillamente porque el camino de la vida no es una ruta que el GPS pueda calcular. Es un camino al azar de cada día, de cada cosa que nos sucede, de cada persona que se cruza en nuestro camino, de cada decisión tomada o desechada, de tantas variables, que pararse a pensar es morir al poco de empezar el camino.

Y si algo tengo muy claro es que quiero VIVIR las experiencias que tenga que vivir de camino a mi meta y quiero hacerlo tan intensamente como lo hice hasta el momento en que en mi camino hubo una parada de la que no continué ruta. Ahora de nuevo vuelven a estar claras las metas y aunque el camino por el que voy es totalmente desconocido, de nuevo estoy recorriéndolo. Hay nervios en el estómago por lo que pasará, por cada decisión tomada, por cada cosa descartada, pero me gusta tanto volver a sentir todos esos nervios que creo todo valdrá la pena a pesar de sentirme como en una noria.

Nada es igual y sin embargo, todo es tan familiar que me desconcierta. El Doctorado, con prórrogas para poder seguir adelante; he vuelto a escribir y esta vez sí va para adelante la novela; físicamente tengo (casi ya) el mismo cuerpo que hace 10 años, no la misma suavidad de piel, tanto no se puede, pero sí el mismo cuerpo aunque lo mío me está costando; sigo sola aunque espero que no sea por mucho más; soy independiente; el tema laboral va despacio pero ha mejorado, lo cual, teniendo en cuenta la situación , no me puedo quejar. Me duelen algunas personas que han salido de mi vida, otras han salido sin que yo quisiera, pero siempre he pensado que quien no tiene que estar en tu vida, sale por mucho que te empeñes en que esté. A alguna otra hubiera no querido conocerlas nunca, pero tampoco podría haber aprendido sin su “agotadora” presencia en mi vida.


Sea como fuere, el pasado queda atrás. Ha sido una larga parada no programada en un viaje que tenía otro destino. Continúo con nueva hoja de ruta. No sé qué pasará ni dónde está el destino, pero es que eso me da igual mientras llegue a la meta y mi meta es cumplir mis sueños. Si el trayecto es por el norte, sur, este u oeste, más largo o más corto, ¡qué más da a estas alturas! Lo importante ahora es que la única persona que tome las decisiones que marcan mi vida sea yo porque mis aciertos o errores los pago yo.

La felicidad sólo es real cuando se comparte

11 comentarios:

gema dijo...

Veré las pelis. Gracias por estar ahí. La ruta que sigas será la buena...Lo presiento!!!
besetes
escandinava

^lunatika que entiende^ dijo...

Pedazo de frase.
¿Quién puede ser feliz sin compartirlo? ^^

Jelly dijo...

me ha encantado este post, muy reflexivo y muy coherente; vamos a ver qué nos depara la hoja de ruta, ¿no?

María dijo...

Yo creo más en dejarte llevar por el corazón y lo de la felicidad... mejor si se comparte, por supuesto.

Saltinbanqui dijo...

Vaya, yo recomende Hacia rutas salvajes esta semana. Que te ha parecido?

Saltinbanqui dijo...

Vi esa pelicula hace unos 3 años y me identifique con ese chico y con sus ganas de vivir.
Estoy aun lejos de él, pero tb hay que decir que es una pelicula.
:)

Gàdor dijo...

Intimista,revelador,desnudo...
sabes bien el camino.

rbernal86 dijo...

ví ayer la peli, me ha encantado, comento un poco tarde, pero he dado por casualidad con este blog...y me alegro :)!..
por cierto Saltinbanqui...es una peli, pero basada en hechos reales..
la recomiendo!!

Anónimo dijo...

Como novato, siempre estoy buscando en línea para los artículos que me puede ayudar. Gracias Wow! ¡Gracias! Siempre quise escribir en mi sitio algo así. ¿Puedo tomar parte de tu post en mi blog?

Anónimo dijo...

Realmente esta basada en alguien real,no es un personaje de ficcion,asi que no sirve de excusa

Anónimo dijo...

Realmente esta basada en una persona real,no es un personaje de ficcion,asi que no sirve de excusa