lunes, 15 de junio de 2009

Moría lentamente, hasta que algo me abrió los ojos

Muere lentamente quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en sí mismo.
Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.
Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito
repitiendo todos los días los mismos
trayectos,
quien no cambia de marca,
no se atreve a cambiar el color de su
vestimenta
o bien no conversa con quien no
conoce.
Muere lentamente
quien evita una pasión y su remolino
de emociones,
justamente estas que regresan el brillo
a los ojos y restauran los corazones
destrozados.Muere lentamente
quien no gira el volante cuando esta infeliz
con su trabajo, o su amor,
quien no arriesga lo cierto ni lo incierto para ir
detrás de un sueño
quien no se permite, ni siquiera una vez en su vida,
huir de los consejos sensatos...
¡Vive hoy!
¡Arriesga hoy!
¡Hazlo hoy!
¡No te dejes morir lentamente!
¡NO TE IMPIDAS SER FELIZ!

(no sé quién me lo pasó, ni de quien es, pero desde hace unos días está pegado en el corcho de mi despacho,para que no se me olvide)

7 comentarios:

guada dijo...

es parecido a otro que también circula y si, es optimista y te hace replantearse cosas
gracias por compartirlo
besos

Jei dijo...

pues eso, vivir la vida!

María dijo...

En la corchera de mi trabajo del año pasado estaba este texto. De Neruda...

Lucía dijo...

Creo que yo también voy a ponerlo en el corcho del mío, con tu permiso.

Besitos

Ripley dijo...

GUADA: ¿ cual es el otro?
JEI: mejor, aprender a vivirla.
MARIA: así lo creía, pero por si acaso..gracias por la información
LUCIA: tienes todo mi permiso.

Mármara dijo...

Hace un montón que no te visitaba y, mira tú por dónde, llego en el momento justo para leer algo que me conviene mucho no olvidar.
Gracias, Ripley.

Ripley dijo...

MÁRMARA: tampoco yo he visitado mucho vuestros blogs estos meses así que estamos igual. no volvamos a olvidar así que imprimir y al corchito.