jueves, 31 de julio de 2008

La recherche du temps perdu ( Fin de la escapada mediterránea)


Los tres últimos días de la primera escapada vacacional fueron de playa, piscina y jacuzzi por la mañana ,y de paseos, copas y cenitas por la noche. Cada vez que pedíamos pescaíto frito yo no podía dejar de pensar en esas campañas en las que se nos decía "pezqueñines No, debes dejarlos crecer...", así que cuando me comía uno pensaba "tanto dinero invertido en lavarnos el cerebro para nada". Estas vacaciones han sido un poco alcohólicas entre la mezcla de Martini y cerveza matutina y la mezcla de cerveza, vino y chupitos nocturnas, pero bueno, al fin y al cabo, estaba de vacaciones y estas eran unas vacaciones muy importantes para mí aunque no sabía yo antes de empezarlas que las iba a vivir tan intensamente y que iban a suponerme una vuelta a vivir la vida como lo hacía hace unos años. Estas están siendo las mejores vacaciones de verano que he vivido en los últimos años, por lo que estoy haciendo, por lo que estoy viviendo y sobre todo porque estoy haciendo cosas que siempre he querido hacer y que en un momento dejé de hacer por miedo, por unos miedos heredados de los que no conseguía deshacerme y que por fín he echado así que vuelvo a ser yo.
Estos días estoy vaga, muy vaga, no me apetece postear, apenas he colgado fotos y escribo poco aunque estoy leyendo mucho. Supongo que la explicación es tan simple como que hubo una vez en la que viví mucho para el blog y a través del blog, por las relaciones que se van estableciendo gracias a él, y ahora, simplemente vivo y esa vida no está aquí. Tengo un montón de notas en mis libretas y en la cabeza unas cuantas historias, pero supongo que me apetece más una charla con una cervecita en una terraza, planes a medio camino o en respectivos destinos con gente a la que estoy conociendo y con la cual empiezo a compartir lo que de verdad me gusta, seguir tachando cosas de mi lista de "cosas por hacer en esta vida", que vivir la vida a través de la virtualidad.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

hola !

Benditas vacaciones eh??

Me he leido el niño con pijama de rayas, porque se lo habian dejado a mi hermana y ella se ha ido de vacaciones y se lo dejó aqui, asi que lo aproveché...y ... cariñoso,realmente conmovedor, asusta pensar en esa epoca y Duro...muy duro!!

un saludito con mano izquierda!
escandinava

Blau dijo...

Neska, hace poco cene con una amiga y coincidiamos que estabamos saturadas, habiamos conocido tanta gente que quedar con más no es comodo, algo así, como lo que tu comentas. Será un virus???

Mientras musus de vagancia.

dintel dijo...

Creo que empieza a ser discutible eso de la virtualidad.

Lucía dijo...

Pues nada, sigue tachando cosas de tu lista de cosas pendiente, lee y disfruta mucho de la vida real.

Un beso!

Jei dijo...

vale, la cena que dice Blau fue conmigo jejeje y sí, supongo que va a épocas, pero un poco de "realidad" tangible se agradece entre tanta virtualidad.

besos y buen fin de semana ;)

Casi dijo...

Uy, por un momento me había alegrado al leer el título...pero no :(

Tanais dijo...

No sabes cuanto me alegro de q lo hayas pasado tan bien en tus vacaciones, eso es una buena noticia.
En cuanto a la ultima parte...me pasa lo mismo, hasta hace poco vivía solo para el blog, estaba superenganchada jejejejejejjee

A mí me encantó el niño del pijama de rayas

Mármara dijo...

Si es que, cuando las cosas ruedan, ruedan, y ya está.
Me encanta verte tan positiva y tan vital. ¡Que siga la racha!