domingo, 24 de octubre de 2010

De castillos , princesas y otras cosas







¿Dónde están las princesas? Creo que ya no están en los palacios ni en los castillos. El sábado pasado acudí a otro palacio, no había princesas, pero sí unas cuantas e interesantes cosas para ver sobre la cultura de mi tierra en los siglos pasados que os incluyo en fotos. Lo que más me está sorprendiendo últimamente de los palacios son dos cosas: por un lado lo difícil que debía ser la vida de una mujer en unos sitios tan poco acogedores, y lo segundo los fantásticos enclaves donde están situados los palacios, con unas vistas realmente increíbles.
Pero, ¿y las princesas? ¿Dónde están las princesas? ¿Serán de color rosa o azul, como dice el terapeuta de una amiga? Yo no quiero una princesa azul, ni ser la princesa azul de nadie, tampoco rosa, no me gusta ese color. ¿Qué quiero entonces? No lo sé, sólo sé lo que quiero sentir y cómo quiero que ella sienta estando conmigo. Ya sé que es poco y mucho a la vez, pero quiero volver a sentir la comodidad del silencio a su lado, de una caricia o un beso robados y de una mirada que sea una conversación para dos.
¿ y el físico? Sí, el físico importa. El mío ha sufrido un cambio bastante radical en el último año y, ¡por qué no! , sienta genial que te digan que eres guapa, que no es lo mismo que que te digan que “estás guapa”. Te alegra el día que alguien a quien no ves desde hace tiempo, te lo encuentres, te mire y te diga que vaya cambio has dado, en plan “¿dónde habías escondido esto?”….aunque la respuesta sea tan sencilla como decir que en la tristeza de no ser feliz, en ese mogollón de gente que quiere pasar desapercibida mientras su vida pasa con ellos. Antes siempre me decían que era guapa, así que supongo que donde tuve, algo retuve. Y es que como ya no tengo abuelas, ni de momento quien me diga cosas bonitas, me lo tendré que decir yo ;-)
Este finde estoy castigada sin poder hablar. Como el año pasado, me he vuelto a quedar sin voz, mi bonita voz, porque sí, también mi voz es bonita y eso sí que nunca se ha escondido, de hecho me encanta jugar con la voz, es un instrumento maravilloso. Hace unos días explicaba un tema de gramática en una clase de First y en un momento, levanté la vista de la hoja que leía y explicaba y me encuentro con un alumno mirándome a mi pero no leyendo, le digo que por qué no presta atención y el niño, de 17 añitos, me responde contándome lo que estaba explicando. Yo le pregunto que por qué no miraba la hoja y tomaba algún apunte y el me dice que es que le encanta oírme hablar porque le encanta mi voz. Creo que voy a tener un curso muy animado con ese grupo.
Y ahora me voy a tomar un café, creo que el número 6 de hoy, pero bueno, es domingo y estoy “ malita” y además he escrito un post vendiéndome un poco y no tristón, tal y como me ha dicho mi amiga G . que haga. Sé que este finde no será el mejor de tu vida y que me has pedido que escribiera esto para que cuando me leas veas que he dejado el pesimismo y sabes que cuando me llames te contaré algo divertido porque un día me pediste que cuando hablásemos no te preguntara por ella, por lo que va a pasar, pero nunca se irá del todo, porque con gente como tú en el mundo nadie se va del todo. Siempre me has apoyado, ahora me toca a mí.

8 comentarios:

Butterflied dijo...

Tu amiga debe sentirse muy afortuanda de tener a alguien como tú en su vida. Por lo que llevo leyendo desde que te sigo, tienes que ser una "pedazo" de persona. Y si además de ser guapa, tienes una voz bonita, ¡el conjunto se vende solo! :P

Lucía dijo...

¿De verdad crees que necesitas venderte? Yo creo que no lo necesitas ni de lejos, entras por los ojos, que dirían en mi tierra ;).

Besitos

Ripley dijo...

BUTTERFLIED: creo que soy yo más afortunada que ella por tenerla como amiga. es una grandísima persona. ya veremos si el conjunto se vende sólo y a quien ;-)
LUCIA: jo, pero es que tú no eres parcial. oye, te deja tus deberes conyugales tiempo para escribir? me debes ese primer capítulo para echarle un vistazo...

Martina dijo...

Sois afortunadas las dos. Y eso no tiene precio. Un beset.

Tanais dijo...

Cuando una está bien por fuera, suele estarlo también por dentro, enhorabuena!

La princesas...ya llegarán, tu ahora a ser feliz y a vivir la vida ;)

Dos vidas dijo...

Un día tienes que grabarte y regalarnos tu voz! Un saludo :)

Jei dijo...

y no te pusiste roja con lo que te dijo el alumno??? :D

me lo pasé genial en tu ciudad! incluso ya sé llegar sola hasta zazpi kaleak ;)

guada dijo...

me encanto este post, se te ve más animada y optimista, es una suerte tener amigas como tú y tu el compartir a G.
princesas no existen y si existen yo no las quiero, no quiero cuentos.
besos