jueves, 3 de junio de 2010

Había una vez un barquito que navegaba....

Fuí una vez un barco que navegaba por aguas que me llevaban a puertos en los que no era feliz, en los que no encontraba lo que buscaba y en los que nunca echaba ancla porque la tierra firme era más inestable que mi pequeño barco.
Pero siempre hay calma tras la tormenta y dejando un día de fijar rumbo a algún sitio llegué a un puerto al que las mareas me arrastraron. Fué una parada breve pero en esa brevedad descubrí que en los puertos anteriores había ido adquiriendo los víveres y la experiencia para iniciar esta nueva travesía.
He cambiado de barco, he cambiado de prioridades, de actitud ante la vida. Lo que antes me parecía tan importante ya no lo es porque antes no había vivido lo que ahora cargo a mi espalda. He aprendido a decir No. He aprendido a que si lo bueno para los demás no lo es para mi, no debo aceptarlo. He enrolado nueva tripulación con la que cada fin de semana navego por tierra, mar y aire.....
..... así que levando ancla os digo buen fin de semana a tod@s . Nos vemos por vuestros puertos.

11 comentarios:

Juli Gan dijo...

Todos los puertos tienen algo de lo que aprender. Lo bueno que tiene es que puedes virar el rumbo si no te gustan sus aguas. Buen finde.

Martina dijo...

Me gusta lo que leo. Tiene muy buena pinta. Besets.

Jirafas en Gerundio dijo...

Mano firme al timón, y como los buenos marinos; ellos se tatuaban en puerto o se agujereaban las orejas cuando lograban pasar lugares de grandes tempestades. Bonitos tatuajes y numerosos piercings te deseo en tu singladura.

Anónimo dijo...

Pues eres una privilegiada, es tan importante saber decir no.. la experiencia siempre es un grado, o dos... que tengas buena travesía..

Sra. Castafiore dijo...

Parece fuerte el barquito y bien armado, ¡buena singladura! y cuidate de los piratas, las tempestades y los monstruos marinos. : )

Butterflied dijo...

Me encanta la metáfora, sí sí sí y las lecciones aprendidas. Buen post y buen finde a ti también.

Lucía dijo...

Buen viaje :)

Besitos

Pena Mexicana dijo...

Me has hecho recordar algo que me contó una amiga una vez. Me dijo que estaba nadando en el mar y que de pronto una corriente se la llevó y comenzó a tratar de nadar en contra para salir a la orilla. Al rato se cansó y se dió cuenta que no podía más. Decidió dejar de luchar aunque se ahogara... y entonces el agua misma la sacó a la arena :)
Hay veces que hayq ue dejarse llevar... sin que eso signifique que está mal decir que no :)
besos, feliz finde.

Anónimo dijo...

En madrid hay un puerto seco justo al lado del aeropuerto asi que cuando vengas te lo enseñaré...

besetes Escandinava

Pd. no sabes lo bonito que escribes cuando sonríe tu corazón
;-)

evita dijo...

Feliz fin de semana a ti también. Con esa actitud seguro que llegarás a buen puerto. Un beso.

Victoria Dubrovnik dijo...

Dicen que en la vida, hay dos tipos de tripulaciones, o sea se, de gente, que por un lado, están los anclas, los que te van arrastrar hasta el fondo del mar, y que.. ejem... tampoco te van a dejar ver gran cosa,.... y después están la gente motora, que esos... son alucinantes, que siempre te dan alguna que otra aventura... Así que espero que los nuevos tripulantes, sean de este último rango :-).

Feliz viaje!