domingo, 12 de abril de 2009

Qué mal ser oyente de tu propia vida

Hazme un favor, deja de seguir viviendo la vida como oyente. Participa en ella. Se protagonista de tu propia vida. No, nada en esta vida es una cuestión de blanco o negro, de todo o nada, de Sí o No, de lo tomas o lo dejas. No sé muy bien qué es la felicidad ni cómo vivir la vida “correctamente”. Tampoco creo que haya que malgastar tiempo en pensarlo. Pensar en lo que queremos vivir resta tiempo a vivirlo. Ver cómo los demás viven su vida hace que nosotros no vivamos la nuestra, hacer a los demás felices eclipsando nuestros deseos no nos hace buenas personas.
¿Quieres ser oyente? Vete a una conferencia. Escucha música, pero, por favor, no seas oyente de tu propia vida, estarás de acuerdo conmigo en que si alguien tiene que contarte tu vida, no es tu vida. Tenemos la capacidad de decidir y actuar. Tú decides. Tú actúas. Yo decido. Yo actúo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¡k razón tienes guapa! Mi vida la dirigian mis padres y mi marido xk a mi se me convencia muy fácil. dije ¡basta!ahora soy feliz. yo decido. Alicia

Jei dijo...

toda la razón, de mi vida, la actriz principal y la guionista, aunque a veces sea ocn un guión que no esperaba ;)

Gàdor dijo...

"Esastamente", sin réplica a ninguna línea.

Ana dijo...

¡clap clap clap!