domingo, 14 de diciembre de 2008

La soldado Fletcher

En el diario El Mundo del día 28- noviembre- 2008, y firmado por Eduardo Suarez, aparecia el artículo titulado " Soldado, lesbiana y millonaria, que a continuación trascribo, tal cual apareció para que vosotras mismas podáis juzgar:

Un juez excesivamente comprensivo ha convertido en millonaria a la soldado Fletcher. Recibirá una comprensación de unos 226.000 euros por haber sufrido el asedio de un sargento pichabrava, Ian Brown, que la sometió durante años a un acoso sexual continuado, cuyo cénit fue un mensaje subido de tono en su teléfono móvil.
Kerry Fletcher es lesbiana y, a ojos de su sargento, un reto apetecible. Sólo así se explica que el mastuerzo le enviara un buen día el siguiente sms: “ Apuesto a que puedo ser capaz de convertirte. De verdad que no sabes lo que te estás perdiendo”. Enternecedor, ¿verdad? No para el magistrado de Leeds que ha juzgado el caso, que ha certificado que la conducta de Brown es constitutiva de delito y que la soldado merece una fuerte indemnización.
Cerca de 40 millones de las antiguas pesetas para compensar el calvario de la chica,que hubo de dejar el Ejército a rebufo de los hechos y que tiene pensado ahora ingresar en el cuerpo de policía.
La cifra no ha estado exenta de polémica. Y no porque se cuestione la veracidad de los hechos o la inmoralidad de la actuación de Brown, sino porque los 226.000 euros de compensación exceden los recibidos por la mayoría de los soldados heridos o mutilados en Irak y en Afganistán.
El caso más sangrante, quizá,es el de un marine, Ben McBean, cuyo heroísmo fue jaleado públicamente por el Príncipe Enrique.McBean perdió un brazo y una pierna al explotarle una mina enla provincia afgana de Helmand. El Estado británico le dio una indemnización de 191.000 euros. Menos de lo que recibirá la soldado Fletcher, quién se ha apresurado a explicar: “ No se puede comparar mi sufrimiento con la mutilación. Yo he pasado años por un infierno”.
Y hay más casos: a Marck Ormond le han dado 254.000 euros tras perder un brazo y las dos piernas, mientras que a Paddy Caldwell, 239.000 euros por quedarse paralítico del cuello para abajo.
Así las cosas, diversas asociaciones de soldados ya han puesto el grito en el cielo. No niegan la tortura a la que fue sometida Fletcher, pero exigen cierta proporcionalidad en las indemnizaciones. “No aprobamos la conducta de ningún oficial que acose a ningún soldado”, ha dicho Shaun Rusling, responsable de la Asociación de Veteranos del Golfo, “pero estamos seguros de que ella se sentirá mejor y no lo harán quiernes han perdido un brazo o una pierna. Da la impresión de que hay una ley para la paz y otra para la guerra y que uno cuenta menos cuando lucha por su país.”
quién sabe si temeroso de las reacciones , el juez advierte en su sentencia de la gravedad de los hechos:”Éste es un caso de abuso tan serio como cualquier otro. La víctima fue sometida a una campaña sostenida de humillación. Y esa campaña se extendió a la imposición de sanciones disciplinarias, al cuestionamiento de su salud mental y a la negativa a trasladarla a un destino más adecuado”.
En el cabreo de la soldadesca, quizá pese el perfil de la soldado Fletcher, que no se ha apeado de los titulares de los tabloides desde 1998. entonces se convirtió en la primera mujer en ingresar en el Cuerpo de la Artillería Real, pero no duró demasiado. Al año siguiente la expulsaron después de que un oficial la descubriera desnuda en un barracón en plena faena con una agente de policía australiana.
En 2004 se recicló uniéndose a los cuarteles del 40º Regimiento, con base en el condado de York. Allí fue donde conoció al sargento Brown y donde éste la sometió a un marcaje demasiado férreo.
Tampoco en su nuevo destino abandonó Fletcher su vida disoluta. Un joven soldado contó en el juicio cómo entró un día en uno de los establos y la vio acompañada de una colega que tenía la mano en su entrepierna y desabrochados los pantalones de combate. Al pobre diablo- del que, por cierto, se dijo en el juicio que tenía en su móvil una fotografía de sus propios genitales- se le cayó la carretilla del susto y salió corriendo. Fletcher dijo ante el juez que no hubo nada de sexo. Su amiga estaba consolándola por su importunio.
Lo dicho y hecho:
“No se puede comparar mi sufrimiento con la mutiliación. Yo he pasado por un infierno.”
1976: Nace en Reino Unido.1998: Se convierte en la primera mujer en ingresar en el Cuerpo de Artillería Real. 1999: La expulsan después de encontrarla desnuda y en plena faena con una agente de policía australiana. 2004: Ingresa en el cuartele de Artillería del condado de York.2008: Deja el cuartel tras denunciar el acoso sexual del sargento Ian Brown. Consigue una indemnización de 226.00 euros.
Después de leer el artículo a mi me han surgido una serie de interrogantes que os cuento.
1- ¿es este un artículo imparcial tal y como debe ser según el código periodístico? A mi me parece que no, que muy finamente camufla su opinión y expone su opinión, negativa y contraria, por supuesto, sin decirlo claramente.
2- ¿Por qué no compara la cuantía de la indemninación con otras por delitos del mismo tipo? ¿no sería eso lo lógico?
3- ¿Qué tipo de acoso ha recibido la soldado? Nos da unas cuantas (y machistas) indicaciones de la vida sexual y "disoluta"(según sus propias palabras) de la soldado Fletcher, pero ninguna del tipo de vejaciones a las que fue sometida, tomando así partido claramente por el verdugo y manipulando al lector contra la soldado.
4- ¿no tenéis la impresión de que se le está juzgando a ella y no a su acosador?
5- Si ella no ha sido quien ha dado tal indemnización sino el juez que instruyó su caso, ¿por qué tiene que justificarse por ello?
6- ¿tener una vida sexual activa es delito?
7- ¿es quizás la razón de todo esto su orientación sexual?
Juzgad por vosotras mismas

15 comentarios:

soyborderline dijo...

Se podría abrir aún más el debate, teniendo en cuenta que la vida de un soldado inglés tiene distinto valor que el de un español en una misma misión (ya sea humanitaria o no), por ejemplo.
La indemnización que paga el ejército español por la pérdida de una pierna no supera los 30.000 euros.)))
Por otro lado el daño moral no se puede cuantificar, y para mí es un error, equipararlo con otro tipo de mutilación ya sea física o no.
A mi ententer durante un tiempo ella, a causa del acoso sexual, también sufrió una pérdida y además, en acto de servicio.
Hacer justicia no es fácil, frivolizar con ella, como el autor del artículo, no es la mejor vía.

Izel dijo...

Imparcial lo que se dice imparcial... No es el tío... pa que nos vamos a engañar...

Como suele suceder es más fácil cuantificar lo físico (brazos, piernas...) que lo psíquico que no se ve... Son daños incomparables y secuelas incomparables también...

Jei dijo...

yo es que diría más. Creo que el hecho de la orientación sexual de la soldado es un punto más con el que utilizar su sarcasmo, pero sus palabras, para mí, destilan que el acoso sexual tampoco es para tanto y que si no quiere que le pasen esas cosas, que no se meta en sitios de hombres. Todo lo demás es una vana excusa para dar su opinión machista, porque su exposición del caso es demagogia pura.

Anubis dijo...

Cuando un articulo empieza con las palabras "un juez excesivamente comprensivo..." ya da muestras de que desde el principio no va a ser escrito de forma imparcial.
El hecho de comentar la orientación sexual de la soldado vendría dentro de la explicación por la que el sargento le estuvo acosando y las consecuencias de su conducta.
Pero el periodista sigue describiendo los "antecedentes" de la persona acosada como si éstos fueran los motivos por los que no es de fiar, y por lo tanto el sargento tampoco es que hubiera hecho nada malo.
La Asociación de Veteranos en vez ir contra quien de verdad son responsables de la situación de los soldados heridos, amputados, etc... hace lo más facil: ir en contra de otra compañera porque ésta no tiene el poder del ejército británico.
Por último, en este párrafo se habla de los encuentros sexuales de la perjudicada pero en ningún momento hace referencia a que, seguramente, no es el único soldado a quien se ha encontrado en esta situación porque no me creo que los "soldaditos británicos hombres" son recatados y con una moral que hace que jamás de los jamases hayan tenido esas prácticas.
Además los daños psicólogicos pueden ser incluso más dañinos para una persona que aquellos físicos que siendo graves pueden ser aceptados ó llevados de la mejor forma posible y es que, no lo olvidemos, la mente manda sobre el cuerpo y si la ésta falla de poco nos servirá tener un cuerpo "entero".
En fin, he intentado escribir lo que pienso una vez he leido el artículo pero seguramente me habré dejado algo en el tintero. Un beso muchacha.

dintel dijo...

En fin... ese tonillo no ayuda nada...

dintel dijo...

(Me refiero al del artículo, eh??? que luego aparecen susceptibilidades) ;)

Djuna dijo...

Como justicia no hay, aunque si personas que se creen con poder de juzgar (subjetivamente...por lo que no es justo ni equilibrado ni imparcial)y como creo que el valor añadido de la cultura inglesa es fría de sentimientos, y porque estoy convencida de que la homofobia y encima misógena, perdurara en los tiempos....las secuelas psicológicas serán por encima de las físicas, el mal mayor.
Besos

Djuna dijo...

Se me olvidaba (o más bien dude) he sufrido en propia carne y en un juicio, argumentar mi falta de credibilidad por ser lesbiana...

farala 68 dijo...

me parece superacertada tu crítica... es el tono y el tema el que deja entrever una clara lesbofobia... que no la tiene sólo el autor del artículo, sino la sociedad entera... bien por ese juez, bien por ese dictamen y bien por tu denuncia!!

jelly dijo...

La verdad que el periodista es todo un ejemplo de parcialidad, maaadreee, no sé con qué sentido utiliza la palabra "pichabrava" pero eso es un elogio para muchos chicos, así que con eso dice ya mucho; de lo que sí estoy de acuerdo (y claro está que esa soldado no tiene nada que ver ni tiene culpa de nada) es que es totalmente ridículo el baremo utilizado para indemnizar a alguien.

La lectura que yo hago de la gente queja de la Asociación, no creo que sea hacia la soldado sino hacia la Judicatura. Y no es cuestión de hacer comparaciones, sino de pensar que tanto unos como otros merecen compensación justa y equitativa. No es cuestión de bajar la cantidad dada a la soldado, sino de revisar los baremos a utilizar. En ambos casos, una indemnización no compensará nada lo vivido, pero les ayudará a poder restablecer otro tipo de vida si así lo desean.

Lucía dijo...

Pffff... es todo lo que puedo decir. Supongo que es de los que están en el mundo porque tiene que haber de todo...

Chica cotilla dijo...

No me parece tan estraño todo el articulo completamente parcial del periodista en cuestion teniendo en cuenta para el medio que trabaja"El Mundo".
Felicidades por el blog.

Verónica (peke) dijo...

Impresionante noticia y muy logrado el post, me ha gustado leerte de nuevo.

besotes de esta peke.

pd:tes espero por mi rincon, con una buena taza de cafe caliente.

Ana dijo...

El periodismo dista mucho de ser imparcial, pero cuando en una noticia vemos que el periodista se posiciona claramente a favor de una postura u opinión personal con argumentos poco sólidos,pierde profesionalidad. En ese artículo que has comentado se ve claramente. Lo que más me ha flipado es que pongan como ejemplo dos pilladas infraganti sexuales de la soldado. ¿Y qué? Eso no significa que haya que minimizar el daño infringido por su superior..y comparar brazos y piernas con dolor psicológico es como comparar el tocino con la velocidad..vaya tela de periodista...
Muy buen post.

Anónimo dijo...

1- ¿es este un artículo imparcial tal y como debe ser según el código periodístico? A mi me parece que no, que muy finamente camufla su opinión y expone su opinión, negativa y contraria, por supuesto, sin decirlo claramente.

IGUAL QUE EXISTEN CODIGOS DEONTOLOGICOS, DE BUENA PRAXIS, NO HAY QUE OLVIDAR QUE EL PERIODISTA ES PERSONA, Y AQUI NO HACE UNA CRÓNICA DE QUE SUCEDIÓ, SINO QUE ESCRIBE LO QUE A SU "JUICIO" OCURRIÓ , CON LA CONSECUENTE INDUCCIÓN AL LECTOR A SU POSTURA DE LO SUCEDIDO ; ES DECIR, QUE ESCRIBE LO QUE PIENSA CON PREJUICIOS.



2- ¿Por qué no compara la cuantía de la indemninación con otras por delitos del mismo tipo? ¿no sería eso lo lógico?

AFORTUNADAMENTE LO QUE SE JUZGA ES UN DELITO CONTRA LA LIBERTAD DE LA PERSONA, Y CONTRA LA AGRESIÓN PSICOLOGICA _ DELITOS POR LOS QUE VELA LA DECLARACÌÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS DE MEDIADOS DEL SIGLO xx_ ES SOLO UNA CUESTIÓN DE MODERNIDAD LO QUE HACE QUE LA INDEMIZACION SEA ELEVADISIMA, Y ES PORUQE EL DELITO ES JOVEN. ANTES ESTAS PRACTICAS NO ESTABAN PENADAS

3- ¿Qué tipo de acoso ha recibido la soldado? Nos da unas cuantas (y machistas) indicaciones de la vida sexual y "disoluta"(según sus propias palabras) de la soldado Fletcher, pero ninguna del tipo de vejaciones a las que fue sometida, tomando así partido claramente por el verdugo y manipulando al lector contra la soldado.


POR SUERTE QUIEN DEBE JUZGAR Y EJECUTAR LO JUZGADO ES EL JUEZ Y NO ESTE TOLETE DE TRES A UN CUARTO.


4- ¿no tenéis la impresión de que se le está juzgando a ella y no a su acosador?

TRAS LA LECTURA, OBJETIVA, QUIEN RESULTA INDEMNIZADO ES EL PERJUDICADO, POR EL OFRECIMIENTO DE ACCIONES, ASI QUE QUIEN COBRA SE RESARCE DE LOS DAÑOS Y PERJUICIOS. PERO SE EXPLICA EL PERIODISTA COMO EL CULO!!

5- Si ella no ha sido quien ha dado tal indemnización sino el juez que instruyó su caso, ¿por qué tiene que justificarse por ello?

NO CREO QUE SE JUSTIFIQUE. ES LO JUSTO. OJALA CAMBIASEN DE LA MISMA MANERA LAS PENAS DE OTROS DELITOS DE SANGRE, QUE SON IRRISORIOS Y ESTAN NO ANTICUADOS, SINO OPSOLETOS.

6- ¿tener una vida sexual activa es delito?

NI DE COÑA. SOLO SI ESTÁS CASADO, O SI LO PRACTICAS CON UN MENOR. LO DEMAS, ES CUENTA TUYA EXCLUSIVAMENTE.

7- ¿es quizás la razón de todo esto su orientación sexual?

NO. SI FUERA OPUS DEI SERIA AÚN MAS ESCANDALOSO.

BESETES
ESCANDINAVA