martes, 26 de abril de 2011

siempre me han encantado las barandillas para dos y nunca había entendido por qué


La debilidad no está de moda, la sensibilidad sí. Nos gustan las personas sensibles al arte, al dolor ajeno, sensibles ante el amor……pero ser débil no queda bien. Hay que ser fuerte para sobrevivir en la jungla humana. Tod@s queremos ser independientes, seguros de nosotr@s mism@s en un mundo en el que las relaciones personales son tan poco duraderas como las estaciones del año.
Y es que el mundo virtual ha fomentado, facilitado y fastidiado ese hacer lento y bonito en el que conocías a alguien, congeniabas y te enamorabas , y, en ese enamorarse, te enamorabas no sólo por sus virtudes, sino también porque sus defectos eran algo soportable en la convivencia diaria. Ahora no, ya no hay paciencia, o hay poca porque buscamos a seres perfectos que no existen y que nunca existirán para mi alegría. La perfección sería aburridísima así que , qué mejor que vivir en este mundo imperfecto de seres en continuo desarrollo a los que podemos ir conociendo pacientemente a lo largo de un camino junt@s.
Dejemos de apoyarnos en barandillas de que impiden caminar lado a lado con los seres que amamos, apoyémonos en ellos, mostrémosles nuestra sensibilidad, también nuestras debilidades porque sí, nadie por muy independiente que sea, deja de ser conocedor y sabedor de lo bien que puede resultar tener un apoyo para los momentos débiles. ¿ Y tú , has encontrado ya tu barandilla para dos?

4 comentarios:

Jei dijo...

por el momento... porque nunca se sabe. Como tú dices, "las relaciones personales son tan poco duraderas como las estaciones del año", pero confiemos en que durará, va ;)

guada dijo...

creia que si, que había encontrado mi barandilla para dos...pero me ha demostrado que no....no sé.....ahora mismo no se q pensar, pero eso si tu post me ha encantado, se te nota una persona sensible
besos

Anónimo dijo...

En el fondo nada mas que es traje que nos ponemos o una armadura, la sensibilidad está de moda nunca pasó, al igual que el amor, pero parece que ir de duras o distraidas nos protege, aunque no de nosotras, muchas veces nuestra única y más temida rival.
yo apuesto por las cosas sencillas, naturales, romanticas, sensibles y sensuales, regadas con mucho amor, y cuando van con partidas en el mismo plato con mismo cubierto, mejor que mejor.
Una lástima estos días ande ella en la playa y yo en la ciudad de asfalto, claro, que no es la única distancia que nos separa. Pero se que es la mujer de mi vida, y que yo estoy en la suya, todo cuestion de encontrar el pasa manos no nos separe en las subidas y bajadas de la vida.
Me enrolle bastante, disculpas.

Trasgu dijo...

Tu post una vez más es bien bonito...Yo sigo buscando esa barandilla para dos...sin prisa pero sin pausa...ainss a ver si consigo dejar a un lado esa vena de autosuficiente que tengo y comienzo a apoyarme más en los demás... :D
Bsoss