viernes, 17 de octubre de 2008

No renunciaré a tí por mis sueños pero tampoco renunciaré a mis sueños por tí. No, no es orgullo, es sentido común


He visto una de esas películas que presentan un planteamiento tan común como ¿ y tú qué harías si te dijesen que te vas a morir? . La película es The Bucket List ( Ahora o nunca, es el título en castellano). Es una película floja, de lo peor que han hecho Jack Nicholson y Morgan Freeman ultimamente, pero se deja ver. Estos dos señores coinciden en un hospital donde se les va a tratar su cáncer y los dos coinciden también en que su cáncer está demasiado avanzado y les queda un tiempo de vida. Ante eso surgen las tres opciones de siempre:
1- no hacer nada y esperar que pase ese tiempo.
2- intentar cualquier tratamiento por extremo que sea y aunque sólo sea para alargar la vida unos meses.
3- Disfrutar ese tiempo que les resta haciendo todo lo que siempre han deseado.
La opción es, obviamente en la película, la tercera porque el personaje de Jack Nicholson es millonario y va a pagar todas las juergas que los dos personajes se van a correr en su aventura mundial mientras tachan cosas de la “ lista de cosas que quiero hacer antes de morir” que han elaborado. La verdad es que no puedes evitar un “¡claro, si yo tuviese tanta pasta también viviría mis últimos días así, pero la realidad para el 95% de las personas no es así, ¡nos ha jodido!”; aunque claro, también acabas por entender al final que el dinero no puede darte lo mejor de tus últimos días, tampoco de los anteriores.
Jack Nicholson es millonario y tiene todo lo que quiera y todos hacen lo que el quiere, pero, realmente, no tiene a nadie y está absolutamente solo en la vida, y todo ¿por qué? Pues porque el orgullo le puede más que nada y por orgullo perdió a su familia, por orgullo ha seguido alejado de ellos y por orgullo no acude a decirles que les echa de menos y que les quiere y necesita. ¡Jodido orgullo! ¿Cuántas veces hemos perdido a personas que queremos por el puto orgullo? Yo unas cuantas, pero ya me he aprendido la lección y sé que si quiero a alguien se lo tengo que decir y demostrar; si me callo me arrepentiré toda mi vida y , sinceramente, preferiero no volver a sentir eso. Esto no quiere decir que decirlo y que todo vaya bien sea lo que sucede pero, al menos lo intento.
Morgan Freeman es un mecánico que está a punto de jubilarse y poder disfrutar de la vida después de haber renunciado a lo que el quería ser de joven tras dejar embarazada a su mujer. Aunque tiene una familia maravillosa que le quiere, él siempre ha vivido pensando que renunció a todo y se sacrificó para que los demás fueran felices y que él nunca lo ha sido. Cuando su familia decide probar nuevos tratamientos para su cáncer, él dice que no, les abandona y se va con Jack Nicholson a hacer realidad todos sus deseos.....aunque en ello acaba descubriendo que todo lo que realmente deseaba es, precisamente, lo que ha abandonado. En su caso me he quedado con un ¿ no debería ser la vida con alguien un 50-50? yo renuncio a algo pero,¿ tú también? Es jodido vivir pensando que has renunciado a lo que más te importaba por alguien que también te importa mucho, evidentemente, pero vivir con esa espina puede impedirnos disfrutar de la relación y sobre todo, de la vida. Creo que nunca más me sentiré capacitada para volver a renunciar a mis sueños y deseos por alguien que jamás renunció a uno sólo de los suyos. Si la pareja es una suma de dos, también las renuncias tienen que ser compartidas, o mejor aún , los sueños tienen que ser perseguidos a dos..

17 comentarios:

bea dijo...

en la vida parece que nunca hay forma de acertar, no?

si me quedaran unos meses de vida me pediria un supercrédito en el banco y a vivir...en unos meses lo que iba a vivir a lo largo de toda la vida, olvidándome de currar y ahorrar para el futuro...y sin pensar en las consecuencias de mis actos o no actos...

¡¡qué le den a todo¡¡ sería mi filosofía...

creo que Carmelo Gómez tiene una peli de que va de eso con Salma Hayek...

y sip, el orgullo a veces nos obliga a renunciar a personas para no renunciar a ser nosotros mismos...

a veces compensa y a veces no

es la vida, no hay forma de acertar o al menos yo todavía no he aprendido

Jei dijo...

como todo en esta vida, supongo que el truco reside en encontrar un equilibrio.

no tengo ni idea de qué haría si supiese que me quedan pocos meses de vida, pero los del carpe diem dicen que es el pensamiento que deberíamos tener, acaso sabemos seguro que viviremos más allá de hoy... me has hecho pensar, me ha gustado

muaks!

Blau dijo...

Vi esa pelicula a muchos metros de altitud y me encanto.

Besos

Lucía dijo...

Crep que el problema es que a veces nos omos capaces de decir: yo quiero hacer esto, pero como tú no, me sacrifico y no lo hago", porque pensamos que es como "pedir factura", pero esas cosas de vez en cuando hay que recordarlas, que al fin y al cabo, la vida son dos días, y el orgullo no sirve para avanzar, más bien es un lastre.

iTxaro dijo...

El problema es que a uno no le dicen te quedan tres meses y al llegar la fecha te mueres sin más. En la realidad si te quedan pocos meses de vida hay tal deterioro en tu estado (por algo te mueres)que no puedes hacer esos "excesos".

Solo te queda poner tus cosas en orden y principalmente eso es poner las cosas en orden con tu familia.

Al final existen otros valores más importantes que el hacer esas cosas que nunca hiciste.

Sino las personas muy ancianas (que saben que les queda pocos meses de vida)tratarian de hacer esas cosas, y en verdad solo se preocupan de no estar solos en esos momentos y buscar el cariño de los suyos.

Uffff vaya parrafada!

besos

La Penca dijo...

Buf...Yo te parecera de desequilibrada absoluta, pero un día hice una lista con las cosas que haría si me fuera a morir en breve (es que Mi vida sin mí, otra película del estilo, me dejó huella).

Voy a ver si veo la que has dicho...

Un beso, y buen fin de semana ;)

lylo dijo...

Cuanta razon tienes, de verdad, me ha llegado, supongo que también será por mis circusntancias personales pero, cuando quieres a alguien no dudas en darlo todo por esa persona, aunque ellano lo de por ti..pero supongo que con el tiempo eso hace que todo se joda...

Anónimo dijo...

Hace exactamente un año (el dia 13 de noviembre) que mi hermano mayor; Alvaro murió de cancer.
Se lo diagnosticaron unos 6 meses antes.
Hicimos lo que más le gustaba, hasta 30 minutos ántes de morir...estar con sus hijos, pasear por sitios imposibles, ir al retiro, al pardo, ver ciervos en libertad, estar con sus amigos que le hacian reir , y dejar a los demás que no le aportaban más que una miresable mirada de compasión que él no soportaba.
Perdió de joven , al amor de su vida, pero unas horas antes de morir, supo recordarla...igual sabía que iban a estar cerca de nuevo MUY PRONTO!!!
Se renuncia a algo, pero nunca a alguien...
Escandinava.

Una más de la bollosfera dijo...

por supuesto, en toda pareja tiene que haber renuncias por ambas partes, sino la cosa no está equilibrada.

No he visto la peli pero no sé que haría si me encontrara en el caso de estos tipos. Son cosas q no sabes hasta q te pasan.

Mármara dijo...

Totalmente de acuerdo contigo. Si hay que renunciar, al 50%, aunque prefiero pensar que una pareja siempre es para sumar, sino, mejor sola.

dintel dijo...

No me gustó demasiado. Todo previsible y lo que se pretendía era un lucimiento de los dos actores.

Izel dijo...

Es verdad que las renuncias deben ser compartidas pero también hay que tener en cuenta qué circunstancias te pone la vida por delante... a veces cumplir ese 50% no es nada fácil...

No tengo ni idea de qué haría si me quedaran unos meses de vida...

Ripley dijo...

BEA: en la vida tenemos momentos más y menos cuerdos, o más o menos capacitados para pensar con claridad, y de esos momentos, supongo, dependen gran parte de nuestras actuaciones y decisiones por lo que creo que acertar es, muchas veces, muy difícil.
JEI: yo no sé si se puede encontrar el equilibrio o, simplemente, momentos equilibrados en nuestra vida; yo creo que en los momentos de calma es cuando hay que aprovechar para hacer las cosas bien y sembrar para los otros momentos. un besito.
BLAU: no es una gran película, pero supongo que para entretenerse en un vuelo va muy bien. un beso guapa.

Ana dijo...

Hola, yo también vi esa película. El tema del orgullo, tienes razón. Yo soy persona de tener mucho orgullo y a veces eso juega malas pasadas. Si queremos a alguien no debemos dejar jamás que el orgullo interfiera.
Besicos

Ripley dijo...

LUCIA: también está la variante: yo quiero esto y si me quieres lo aceptas porque yo soy así y si no pues yo sigo con mi vida y adiós. Hay tantas variades como seres humanos y relaciones. Lástima.
ITXARO: sí, supongo que cuando te dicen que te queda poco intentas disfrutar de ese poco con la mejor calidad de vida que puedas tener. Lo malo de las personas ya mayores es que cuando se lo detectan, muchas veces lo único que queda es aliviarles el dolor y esperar. Es muy triste la vida algunas veces.
LA PENCA: yo también tengo mi lista de cosas que hacer y sitios a dónde ir, pero no porque lo quiera hacer antes de morirme sino porque no quiero que se me olvide ninguna cosa y voy tachando según hago o visito. No eres ninguna desequilibrada, niña. un besito

chulita dijo...

Yo como casi todo el mundo diria que aprobexaria la vida al maximo! pero al final te paras a pensar y que es el maximo??? de todas formas en esos momentos creo que menos pensar quieres y puedes hacer de todo... :S
Un beso! vere la pelicula ;)

Ripley dijo...

LYLO: bienvenida al blog. Cierto, muchas veces el amor no nos deja ver ciertas cosas, y si a eso se suman otras cosas personales, a veces, acabamos metiendo la pata hasta el fondo.
ESCANDINAVA:siento lo de tu hermano y gracias por compartirlo aquí. Se renuncia a algo, pero también a alguien la mayor parte de las veces, porque la pareja la forman dos y a veces, una parte no renuncia, pero la otra sí.
UNA MAS DE LA BOLLOSFERA: todo debería ser compartido, aunque siempre sabemos que nada al 50-50, pero eso da igual. La peli es floja pero se puede ver.